Mié. Oct 27th, 2021

Se sigue manifestando el espíritu de Federico Henríquez y Carvajal con su célebre frase en el panegírico durante el sepelio de Eugenio María de Hostos:  «Oh América infeliz que solo sabes de tus grandes vivos cuando ya son tus grandes muertos».  

Algunos pegan un tema y cuando desaparecen se convierten en famosos muertos.  Otros tienen excelente trabajo y trayectoria y al irse de este plano son muertos famosos.

Víctor Taveras, un amigo sin dobleces, un hermano con sangre distinta, pero con el mismo amor. Solidario hasta los huesos y en actitud positiva todo el tiempo.  Muy pocos saben a quién hemos perdido en lo personal y en lo musical.  Una brillante corona detrás de muchos tronos exitosos.  Solo tiene un camino a la gloria:  el mismo que con amor construyó en esta tierra.

Salió de «su Moca» para «su Santiago». Cibaeño de pura cepa.  De Luis Ovalles y su Orquesta para ¨Los Papis Del Sabor¨ y luego «Los Hidalgos» en El Hotel Camino Real, donde la divinidad lo pone en el sendero de su mentor Jorge Taveras, el primo que sin ser primo lo trae a la capital para «cubrirlo» en una actividad privada que el maestro no podía cumplir.  

Pasó la prueba con 100 y entonces la graduación en «De Noche» como tecladista de la orquesta de Jorge acompañando a Freddy Beras Goico, Milton Peláez y Cecilia García, luego a «Yaqui y Freddy De Noche», cerrando en un «Punto Final» con Freddy, Socorro Castellanos y Francis Santana.  

En ese nivel el maestro le otorga la Maestría cuando le cede la dirección de la orquesta de «El Gordo de La Semana» y «El Show del Mediodía», encontrando en medio de «Cuentos y Cantos» a su eterno canchanchán Anthony Ríos.  

Tocando con Los Paymasí y arreglando «Zape Pa lla» de Aníbal Bravo cantando Ileana Reynoso, la salsa «José» de Freddy Beras, los jingles del programa «Botando El Golpe» de Jochy Santos y fusiones rítmicas con Boruga lo llevan a incursionar en otros mundos.  

Pero donde la divinidad lo coloca entre los grandes es en el área de acompañamiento y dirección musical de estrellas.  De aquí Nini Caffaro, Francis Santana, Carlos Alfredo, Anthony Ríos, Maridalia Hernández, Adalgisa Pantaleón y otros.  De allá Danny Rivera, Sophy, Braulio, Danny Daniel, Chucho Avellanet, Álvaro Torres, Lucecita y muchos más.  

En mi opinión, su Doctorado llega con 2 producciones que se hizo para él mismo y la que le realizó a su entrañable amigo Anthony Ríos, con arreglos para big band de boleros antológicos como «Tu Nombre», «Por Culpa Tuya», «Cuando Los Años Pasen», «Vano Empeño» y la composición de Anthony «Como Ayer».

La mancuerna de Ríos y Víctor llegaba a niveles épicos.  Madrugadas de bohemia, mañanitas de piano y voz, mediodía de opípara comida, tarde de charcos en río de montañas y noche de trabajo en lugares de tragos, humo y féminas, sin tocarlas ni con el pétalo de una flor.  Claro de parte de Taveras. 

Por eso pienso que donde ambos estén, el gozo y la felicidad rondan los laberintos de una gloria que huele a paraíso. Ahora harán sus encuentros festivos de alcohol, música y manjares convidando a los que, como ellos dos, disfrutaban el momento sin importarle lo que pensaban los demás. Solo que ahora no será por el momento sino en la eternidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *